Acercamiento sectorial a la actividad económica artesana de Castilla Y León

capturadaEl Sector Artesanal en Castilla y León

A priori, es complicado hablar de un sector virtual y que no existe como tal y donde el primer problema para comprender la realidad económica y social de la actividad artesana es la propia identificación de las empresas, ya que no existe la posibilidad de utilizar las formulas estadísticas económicas habituales para su estudio.

Esta dificultad de estudio socio económico de la artesanía, supone desde el punto de partida una infravaloración de la actividad empresarial, sobre todo si la única opción específica de identificación es el Registro Artesano de CyL, ya que éste es de carácter voluntario, por lo que es difícil saber el volumen real de las empresas artesanas existentes en la región.

En Castilla y León actualmente existen diferentes opciones para “acercarse” a la realidad productiva de la artesanía:

  • El Registro Artesano de Castilla y León. Sección 2ª (Dirección General de Comercio – Junta de Castilla y León)

Registro que cómo se ha dicho es de carácter voluntario y que tenía su sentido para las empresas cuando existían ayudas específicas a las empresas inscritas en el registro artesano.

  • El sector artesano español en las fuentes estadísticas y documentales. (Dirección general de la política de la pequeña y mediana empresa. Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

Es la fuente documental más importante que se ha realizado sobre el sector artesanal en España y en Castilla y León. Este estudio puso de manifiesto la importancia real de una actividad económica que da empleo directo a más de 200.000 personas en el país, de los que 7.000 corresponden a Castilla y León.

  • Encuesta sectorial de la artesanía en Castilla y León (CEARCAL)

Leer Más

Excelencia, industrias culturales y creativas y precariado

Industrias culturalesRaúl Fernández Sobrino – Jefe de Área Técnica de Grupo Evento, a su vez, Secretario de GESCULCYL, nos acerca los conceptos de industria cultural y creativa como modelos basados en la excelencia.

La excelencia como modelo cultural de raíz  kantiana  ha tenido un amplio desarrollo desde el movimiento ilustrado. Ha disfrutado de popularidad en el diseño de las políticas culturales del siglo XX. Fue un concepto fundamental  en el modelo de política cultural de Ministerio de Cultura de André Malraux o en el desarrollo de las técnicas biopolíticas de  intervención e influencia en el gusto de los ciudadanos aplicadas por diversos gobiernos europeos de la segunda mitad del siglo XX.

El modelo de excelencia, a  diferencia de la concepción de las industrias culturales, está compuesto principalmente de  elementos humanísticos que colocan al creador, intérprete o artista  en el centro del ecosistema. No existen por tanto componentes económicos prioritarios en el modelo ilustrado de excelencia.

Tres fenómenos marcaron la evolución desde la excelencia a la industrialización de la cultura. Fueron  la estandarización, la seriación y la búsqueda de divertimento para las masas. Las creaciones culturales se convirtieron así en productos culturales.

Los autores de la Escuela de Francfort  lideraron en los años cuarenta del pasado siglo la crítica a la industrialización de la cultura. Defendían que la principal consecuencia radicaba en la  simplificación de los contenidos, como señalaron  (Adorno, Horkheimer: 1988):

“Durante el tiempo libre el trabajador debe orientarse sobre la unidad de la producción. La tarea que el esquematismo kantiano había asignado aún a los sujetos —la de referir por anticipado la multiplicidad sensible a los conceptos fundamentales— le es quitada al sujeto por la industria. La industria realiza el esquematismo como el primer servicio para el cliente”

Leer Más