En el corazón de lo oportuno

El autor defiende la labor que realiza la Asociación de Profesionales de la Gestión Cultural de Castilla y León, que ya atesora cuatro años de actividad en la Comunidad y está integrada por cerca de 70 profesionales.

Frente al inabarcable y confuso océano de las asociaciones del más variado pelaje, condición y catadura, mar pródigo en siglas que apenas nacidas ya están en proceso de desaparición y cuyos miembros se cuentan con los dedos de una mano, la Asociación de Profesionales de la Gestión Cultural de Castilla y León (GesCulCyL) ocupa el extremo contrario; o sea, el de las sociedades, por necesarias, absolutamente consolidadas. Y es que ya atesora casi cuatro dinámicos años, la integran casi 70 profesionales de casi toda la región y, además, luce como excelente bagaje el éxito de la reciente convocatoria de la III Conferencia Estatal de la Cultura celebrada el año pasado en Valladolid marcando así el punto de recuperación del pulso de la gestión cultural, el debate intelectual y el intercambio de experiencias.

A lo largo de su trayectoria, GESCULCYL, fecunda agrupación de los gestores culturales, nunca ha hecho camino en solitario. Al contrario, siempre ha sabido moverse y anclar sus raíces en el ámbito de las diversas Asociaciones nacionales con propuestas para mejorar el funcionamiento de la FEAGC, Federación Estatal de Asociaciones de Gestión Cultural, a la que pertenece desde su fundación, haciendo convocatorias y propuestas de verdadero carácter plural y, en pocas palabras, moviéndose con soltura por todos los inmensos ámbitos de una gestión profesionalizada de lo que nos es propio, la cultura con mayúsculas, –pese a quien pese– en sostenida fase de expansión y en situación de prestigio creciente. Y es que frente a tanto organizador sin oyentes, GesCulCyL luce una envidiable capacidad de convocatoria, legítimamente forjada en el crisol del trabajo de Bego, Rafa y Raúl con los apoyos de tantos.

A GesCulCyL, en lógica consecuencia, nos interesa mucho más que bastante el buen funcionamiento de la Federación Estatal, tanto, nosotros como ellos, instituciones ambas, hondamente persuadidas de que la concertación, en estos casos, representa una virtud de bien necesaria y cotidiana aplicación práctica.

La tercera pieza, y la más importante, de este engranaje que a la sazón ponemos en marcha, desde la Junta Directiva, es, qué duda cabe, el trabajo imprescindible de sus miembros y de los cuatro grupos de trabajo recientemente constituidos. De ellos, deben salir propuestas y soluciones para la realidad de una profesión, la gestión cultural en nuestra comunidad, esto es, propuestas y soluciones para los inaplazables problemas de una tupida red de profesionales, extendida a los nueve provincias y a la vez abrirá un horizonte de expectativas para licenciados y estudiantes de los nuevos grados de gestión cultural. Afanes, cuyos minutos desconocerán los ocios y donde el pulso de sus reuniones adelantarán las líneas de trabajo del inminente futuro.

Para expresarlo con la conocida figura del eximio profesor Lázaro Carreter, esto es poner el dardo de la necesidad en medio y mitad, en el corazón del blanco de lo oportuno. Obvio e insoslayable el compromiso de la Asociación con la gestión cultural. Todo –todo y siempre- se puede hacer mejor o peor; pocas cosas se harán, sin embargo, tan a tiempo y a la justa medida de lo demandado por las circunstancias. Pocas, muy pocas.

Y es que como ya hemos recordado en estas páginas, nada más desatinado, pocos clichés tan injustos, como el de esa identificación monocorde, cansina y repetitiva, de nuestra tierra con un espejismo de tradición que, supuestamente, negaría la vanguardia, ajeno tan mostrenco esquema a la cristalina evidencia de que, en literatura, cultura y arte, nada que en su tiempo fue de verdad vanguardia hoy deja de ser tradición.

Desde esta perspectiva GesCulCyL quiere ser un movimiento honda renovación y primer punto de convergencia para todos los profesionales vertebrados por la inquietud profesional de tantas propuestas ante problemáticas comunes comiencen a cuajar.

Alejandro N. Sarmiento Carrión es Coordinador de la Junta Directiva de la Asociación Profesional de Gestores Culturales de Castilla y León.

Sarmiento A. N. (14 de marzo de 2018). En el corazón de lo oportuno. Opinión el Correo de Valladolid. Recuperado de http://www.diariodevalladolid.es/noticias/opinion/corazon-oportuno_114631.html

4ª Asamblea de la Asociación de Profesionales de la Gestión Cultural de Castilla y León

La Asociación Profesional de Gestores Culturales de Castilla y León cambia su denominación por “Asociación de Profesionales de la Gestión Cultural de Castilla y León”.

Las personas pertenecientes a La Asociación Profesional de Gestores Culturales de Castilla y León, reunidas en asamblea en Valladolid el pasado 3 de febrero de 2018, decidieron, por unanimidad, modificar el nombre de la misma y pasará a denominarse: Asociación de Profesionales de la Gestión Cultural de Castilla y León.

Esta decisión ha estado motivada por la necesidad de mostrar, desde su propia denominación, la importancia que tiene el uso de un lenguaje inclusivo que visibilice y no oculte el trato equivalente que en esta organización tienen las mujeres y los hombres que la conforman.

Con esta sencilla, pero importante decisión, se quiere resaltar que el pensamiento, como elemento estrechamente relacionado dialécticamente con el lenguaje, puede cambiar gracias a la acción educativa y cultural, influyendo de forma positiva en el comportamiento humano y en nuestra percepción de la realidad.

La Asociación seguirá utilizando el acrónimo GESCULCyL como marca identificativa.

Ya no arden las pérdidas.

Paulo Ito

El Efecto Dunning-Kruger es un sesgo cognitivo, según el cual los individuos con escasa habilidad o conocimientos sufren de un efecto de superioridad ilusorio, considerándose más inteligentes que otras personas más preparadas, midiendo por tanto su habilidad por encima de lo real. Este efecto,  -del que ya me advertía mi abuela-, fue demostrado en una serie de experimentos realizados por Justin Kruger y David Dunning, de la Universidad de Cornell (Nueva York, EE. UU.). Sus resultados fueron publicados en el Journal of Personality and Social Psychology de diciembre de 1999.

Pero la investigación, -se ve que financiada con fondos europeos- no quedó ahí-, y es que como ya decía un tal Parkinson a propósito de la trivialidad,  es común darle una importancia desmedida a los temas menores, lo que en la vida de las organizaciones suele traducirse en personas aparentemente laboriosas, dedicadas en cuerpo y alma -si la tienen-, a los pequeños detalles, tanto y más incapaces, cuanto más lo están para el desarrollo  de su trabajo.

La relación entre estupidez y vanidad descrita como efecto Dunning-Kruger, se basa en dos principios: Los individuos incompetentes tienden a sobreestimar sus propias habilidades y los individuos incompetentes son incapaces de reconocer las verdaderas habilidades en los demás. Antes de que estos estudiosos lo evidenciasen científicamente, Charles Darwin ya había sentenciado que “La ignorancia engendra más confianza que el conocimiento”. Mi abuela que  leía mucho a los clásicos, distinguía con Quevedo  tres tipos de tontos: el necio, que es el hombre al que se necesita tratar a fondo para descubrir que es tonto, «porque al primer toque no se puede percibir»; el majadero o mazacote, que delata su tontería con sólo comenzar a hablar; y el modorro, al que basta con ponerle los ojos encima para distinguirlo. O, como nos acerca  Juan Manuel de Prada,  teólogos como Leonardo Castellani abundan en otra hilarante clasificación atendiendo al grado de conciencia que tienen sobre su tontería: 1) Tonto a secas: ignorante; 2) Simple: tonto que se sabe tonto; 3) Necio: tonto que no se sabe tonto; 4) Fatuo: tonto que no se sabe tonto y quiere hacerse el listo; y por último el más peligroso, el  Insensato, esto es, el tonto que no se sabe tonto y encima quiere gobernar a otros.

El avance de Krugger y Dunning fue simplemente demostrar lo evidente con  un experimento consistente en medir las habilidades intelectuales y sociales de una serie de estudiantes y pedirles una auto-evaluación posterior. Los resultados fueron sorprendentes y reveladores: Los más brillantes estimaban que estaban por debajo de la media; los mediocres se consideraban por encima de la media, y los menos dotados y más inútiles estaban convencidos de estar entre los mejores.

Estos parámetros científicos  vienen al pelo para catalogar e interpretar muchas de las decisiones y desaciertos de uno más de esos jaimitos de la nada, los peores simples, los otros Ministros, todos ellos unidos en estrecho parentesco mental.Desde la pasada semana,  al menos para Hacienda, ya no arden las pérdidas. Con el poeta:

Cierro los ojos y

arden los límites

De las jaimitadas.

 Alejandro N. Sarmiento Carrión

Vocal de la Junta Directiva de la Asociación de Gestores Culturales de Castilla y León

Fotografía: Paulo Ito

EL PACTO POR LA CULTURA. CUANDO YA ES LUEGO.

Foto Gabreila Valle

El Pacto por la Cultura 2015, presentado en el marco de la II Conferencia Estatal de la Cultura que promueve la Federación Estatal de Agentes Culturales, tiene como objetivo establecer horizontes y referencias para el desarrollo cultural en el Estado español, convirtiéndose en un instrumento útil para agentes públicos y privados, para Administraciones de distinto nivel, para todos los sectores de la cultura, para la discusión ciudadana, en definitiva, para todos los agentes comprometidos con la cultura y su promoción. Este Pacto pretende superar su función de referencia documental para convertirse en un instrumento de trabajo con un claro punto de partida: el valor de la cultura en un contexto de cambio de época.  Como recuerda la Convención de Unesco sobre la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales (2005), adoptada por España, “La cultura posee un gran valor en sí mismo, a la vez que desarrolla valores esenciales para una sociedad democrática como el conocimiento crítico, la memoria, y la creatividad. (…)”.

En un contexto de incertidumbre, la cultura, entendida como el principal instrumento de la ciudadanía para comprender escenarios de transformación, toma un valor aún más determinante. El Pacto por la Cultura 2015, atendiendo a las reflexiones y propuestas realizadas en el marco de un proceso deliberativo de participación, pretende fijar algunas pautas que sitúen a la cultura en una posición de centralidad,  a partir de un reconocimiento del valor público de la cultura.

Desde la Asociación de Gestores Culturales de Castilla y León se ha presentado este Pacto por la Cultura a diferentes administraciones públicas. En clave local, los Ayuntamientos de Burgos y Valladolid se han adherido por mayoría absoluta y unanimidad respectivamente a este eficaz instrumento de trabajo, y probablemente en breves fechas los Ayuntamientos de Palencia y Segovia sigan sus pasos. Pero esta adhesión a los principios del documento, debe ir unida a un compromiso eficaz con las propuestas del pacto que en lo relativo a  las Administraciones Públicas en general y especialmente en clave local tienen una serie de consecuencias coherentes con dicha adhesión.

En primer lugar,  un aumento de los presupuestos destinados a cultura, acercando en el ámbito de su competencia, el gasto público en cultura por habitante a la media europea, con una aportación principal en la ejecución final del gasto de las administraciones locales. La aplicación del principio de transparencia a la administración cultural,  con un objetivo aún más ambicioso que el perseguido por la Ley de Transparencia, desigualmente seguida por las entidades públicas, difundiendo los datos sobre presupuestos públicos de manera sencilla  indicando costes reales de las acciones culturales y el origen de sus presupuestos.

Es necesario igualmente, un mayor grado de coordinación y planificación compartida mediante la implantación de mecanismos y procesos aptos para una definición de mapas de oferta cultural que aúnen la actividad promovida por las distintas administraciones públicas y por la sociedad civil, equilibrando los distintos ámbitos, géneros y segmentos de públicos. Para ello el documento propone: – La promoción de Consejos de las Artes y de la Cultura formados por profesionales y agentes del sector con capacidad de decisión en algunas materias y de impulso en procesos de planificación estratégica. –En Burgos por ejemplo  existe de forma pionera desde mayo de 2011 un Consejo de las Artes con representación de más de una treintena de agentes, pero únicamente se ha reunido de forma constituyente.

El establecimiento de mecanismos de dictamen y evaluación de políticas públicas, planes de gestión de equipamientos, etc. que afecten al ámbito de la cultura directa o indirectamente y en los que puedan participar los agentes culturales. participación sectorial en organismos de gobierno de agencias o fundaciones relacionadas con la gestión cultural municipal.  La implicación sectorial en la definición de criterios objetivos y automatismos en las ayudas públicas.

Todo ello sin olvidar que es necesario establecer y difundir un conjunto de Buenas Prácticas relacionadas con la contratación pública.  Toda la contratación pública debe ajustarse obviamente a la Ley de Contratos del Sector Público pero debe  darse un paso más allá garantizando los derechos laborales de los trabajadores de empresas que ejecutan contratos de externalización de servicios públicos, como han hecho algunas entidades de referencia de ámbito regional a través de la aplicación de los Convenios Colectivos específicos de aplicación al sector.

El  Pacto por la Cultura 2015  también propone en este ámbito el incremento del peso de elementos de calidad en los concursos públicos en servicios culturales, en detrimento de los criterios económicos, para no reducir el concepto de oferta económica más ventajosa en contra del espíritu de la propia ley de contratos, a la oferta más roñosa primando la calidad, y lo cualitativo sobre lo cuantitativo desde la prudencia con la que deben administrarse los haberes públicos. El Pacto por la Cultura impregnado de la claridad de la contundencia, rayo de quimeras frente al desorden y las prisas, reforzado por la adhesión de las administraciones, ojalá sirva para que como decía Alberti hoy ya sea luego.

 Alejandro N. Sarmiento Carrión

Vocal de la Junta Directiva de la Asociación de Gestores Culturales de Castilla y León

Fotografía: Gabriela Valles

Puedes descargar el Pacto por la Cultura 2015 aquí.