El Pacto por la Cultura. Cuando ya, es luego.

Foto Gabreila Valle

El Pacto por la Cultura 2015, presentado en el marco de la II Conferencia Estatal de la Cultura que promueve la Federación Estatal de Agentes Culturales, tiene como objetivo establecer horizontes y referencias para el desarrollo cultural en el Estado español, convirtiéndose en un instrumento útil para agentes públicos y privados, para Administraciones de distinto nivel, para todos los sectores de la cultura, para la discusión ciudadana, en definitiva, para todos los agentes comprometidos con la cultura y su promoción. Este Pacto pretende superar su función de referencia documental para convertirse en un instrumento de trabajo con un claro punto de partida: el valor de la cultura en un contexto de cambio de época.  Como recuerda la Convención de Unesco sobre la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales (2005), adoptada por España, “La cultura posee un gran valor en sí mismo, a la vez que desarrolla valores esenciales para una sociedad democrática como el conocimiento crítico, la memoria, y la creatividad. (…)”.

En un contexto de incertidumbre, la cultura, entendida como el principal instrumento de la ciudadanía para comprender escenarios de transformación, toma un valor aún más determinante. El Pacto por la Cultura 2015, atendiendo a las reflexiones y propuestas realizadas en el marco de un proceso deliberativo de participación, pretende fijar algunas pautas que sitúen a la cultura en una posición de centralidad,  a partir de un reconocimiento del valor público de la cultura.

Desde la Asociación de Gestores Culturales de Castilla y León se ha presentado este Pacto por la Cultura a diferentes administraciones públicas. En clave local, los Ayuntamientos de Burgos y Valladolid se han adherido por mayoría absoluta y unanimidad respectivamente a este eficaz instrumento de trabajo, y probablemente en breves fechas los Ayuntamientos de Palencia y Segovia sigan sus pasos. Pero esta adhesión a los principios del documento, debe ir unida a un compromiso eficaz con las propuestas del pacto que en lo relativo a  las Administraciones Públicas en general y especialmente en clave local tienen una serie de consecuencias coherentes con dicha adhesión.

Leer Más

De lo que se come…

A modo de experimento “no científico” el pasado febrero comencé a elaborar unaCama de periodico estadística sobre “la imagen de la cultura” en la prensa escrita de mayor tirada de Castilla y León, solo de la prensa online, no lo hice con la prensa en papel.

¿Qué medios? Comencé con tres de gran tirada en Valladolid, Salamanca, León. El trabajo era más intenso de lo que esperaba, las noticias se repetían, no había grandes variaciones y me quedé con uno de ellos solamente. El que mayor difusión tiene en la región.

¿Por qué febrero? Bueno, han pasado las fiestas y las navidades y no ha llegado la semana santa, acontecimientos religioso-culturales que podrían sesgar el tipo de noticias publicadas. Febrero me pareció un mes “neutro” como lo es “octubre” por ejemplo antes de la Seminci en Valladolid. Había además muchos días, hice cinco semanas de lunes a viernes.

No recogí los fines de semana, algo que condiciona un tanto el “experimento”, pero que una sola persona podría hacer con más disciplina de lo que yo era capaz de desplegar en esos momentos.

He recogido solo las cuatro noticias destacadas en portada cada día. Más hubiera sido un gran esfuerzo seguramente hubiera introducido sesgos personales al recogerlas.

¿Por qué lo hice? Partía de la hipótesis “de observación” de que las noticias de cultura tienen poco que ver con la “cultura real” de la comunidad, tanto en la producción cultural como el consumo real, algo que en parte es así. Quería ver también qué tipo de noticias sobre la cultura están llegando al imaginario colectivo de los lectores y en parte condicionando su idea y opinión.

Leer Más

Asociación profesional de Gestores Culturales de Catilla y León ¡POR FIN!

capturadaLa verdad, ya desconfiaba de ver hecha realidad esta asociación que algunos estamos persiguiendo desde los años noventa del siglo XX. Reiterados intentos y reiterados fracasos, desde los tiempos de ObserVa y los alumnos de los primeros cursos universitarios sobre gestión cultural a la legalizada por egresados castellano y leoneses del curso de la Universidad Complutense y la Fundación Autor.

Quiero pensar que se trataba de falta de una masa crítica de profesionales de la gestión cultural en la región. De ámbitos privado y público, de profesionales autónomos y empresas y técnicos de la administración cultural: regional, provincial, local. Nos veíamos, hablábamos de ello pero nada ni nadie daba el primer paso.

El año pasado ya éramos un buen grupo de personas y además de Palencia y Valladolid, con la posibilidad de acercar voluntades de León, Burgos, Salamanca. Algo bueno de entrada es que se abarcaban campos artísticos, de gestión, empresariales, turismo, artesanía…la variedad fue una buena motivación. Nos pusimos a la tarea de legalizar una asociación, repartir tareas, puestos directivos, contactos y ya en navidades pudimos tomar el cava brindando por esta iniciativa tanto tiempo deseada.

Queremos renovar compromisos personales y profesionales por la cultura en Castilla y León, quizá partiendo de ámbitos más cercanos como son las capitales de provincia, pero con vocación claramente regional. No deseamos tampoco afianzar el centralismo de Valladolid, quizá aquí, por población seamos más, pero todas las provincias que quieran podrán tener su representación igual que todos los sectores que se quieran sumar.

A corto y medio plazo nos vamos a volcar en mejorar las herramientas de gestión, pero a largo plazo sabemos que la clave está en hacer comprender a los responsables políticos que la cultura tiene implicaciones en la economía regional, en el empleo y lo que es más decisivo: en la identidad regional, en la voz de nuestra región en el concierto de las regiones españolas y europeas y del resto del mundo, con una mirada muy especial a nuestros hermanos iberoamericanos.

Miguel Ángel Pérez, Maguil (socio senior)

Fotografía: Román Emin

Acercamiento sectorial a la actividad económica artesana de Castilla Y León

capturadaEl Sector Artesanal en Castilla y León

A priori, es complicado hablar de un sector virtual y que no existe como tal y donde el primer problema para comprender la realidad económica y social de la actividad artesana es la propia identificación de las empresas, ya que no existe la posibilidad de utilizar las formulas estadísticas económicas habituales para su estudio.

Esta dificultad de estudio socio económico de la artesanía, supone desde el punto de partida una infravaloración de la actividad empresarial, sobre todo si la única opción específica de identificación es el Registro Artesano de CyL, ya que éste es de carácter voluntario, por lo que es difícil saber el volumen real de las empresas artesanas existentes en la región.

En Castilla y León actualmente existen diferentes opciones para “acercarse” a la realidad productiva de la artesanía:

  • El Registro Artesano de Castilla y León. Sección 2ª (Dirección General de Comercio – Junta de Castilla y León)

Registro que cómo se ha dicho es de carácter voluntario y que tenía su sentido para las empresas cuando existían ayudas específicas a las empresas inscritas en el registro artesano.

  • El sector artesano español en las fuentes estadísticas y documentales. (Dirección general de la política de la pequeña y mediana empresa. Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

Es la fuente documental más importante que se ha realizado sobre el sector artesanal en España y en Castilla y León. Este estudio puso de manifiesto la importancia real de una actividad económica que da empleo directo a más de 200.000 personas en el país, de los que 7.000 corresponden a Castilla y León.

  • Encuesta sectorial de la artesanía en Castilla y León (CEARCAL)

Leer Más