Protección de la Cultura en Castilla y León

Asociación de Profesionales de la Gestión Cultural de Castilla y León

Protección de la Cultura en Castilla y León

02/05/2020 Comunicación Junta Directiva La Prensa Dice Tus artículos en la prensa 0

PROTECCIÓN DE LA CULTURA EN CASTILLA Y LEÓN Y LA ACTIVACIÓN DE SU TEJIDO SOCIAL, ECONÓMICO Y EMPRESARIAL COMO RESPUESTA AL IMPACTO DE LA CRISIS PROVOCADA POR LA EXPANSIÓN DEL COVID-19.

Desde hace unas semanas los profesionales de la gestión cultural hemos asistido con perplejidad a posiciones políticas muy difíciles de explicar, atónitos ante ese falso debate ante la vida, la salud y el derecho de la ciudadanía a la cultura, como si la cultura no fuera un presupuesto de una vida verdaderamente humana.

En esta calamidad, asistimos desde la perplejidad a la confirmación de lo desdichadamente más obvio. Que inmensa falacia que todos los sectores seamos iguales. Tantas declaraciones rimbombantes vacías de contenido, tantas cartas y videollamadas de alcaldes/as a consejeros/as, de los consejeros al ministro y del ministro al maestro armero, confirman el dicho de Orwell: “Todos los hombres somos iguales, pero algunos hombres son más iguales que otros”.

Los profesionales de la gestión cultural, sector que aúna muchas y diversas realidades asistimos a esas ruedas de prensa, a tantas promesas sin trigo, con los semblantes apagados, con el terror en los ojos, y la conmoción rampante, en definitiva, el miedo en estado puro. Nuestro sector, que en Castilla y León supone con el turismo más del 10% de nuestro PIB, se derrumba de forma inevitable ante la indolencia de tantos y la complicidad de tan pocos.

No es de recibo, ni siquiera en calidad de guiño, que los mandarines de las políticas culturales, se deslicen ahora por el camino fácil de la falta de soluciones, por la gatera de la elusión de responsabilidades ante la gestión que les corresponde y por la que obviamente responden ante un sector en el que las consecuencias de esta mal llamada guerra, serán dramáticamente desproporcionadas frente a otros sectores productivos.

De un repaso a esas medidas que los gobiernos en sus diferentes niveles territoriales ofrecen entendemos que es difícil denominar como extraordinarias medidas que únicamente ocultan la falta de cumplimiento de lo ordinario, la ejecución íntegra del presupuesto para cultura. Presupuesto insuficiente antes, atroz ahora, si se persiste en el bloqueo de los créditos, palabra previa al hachazo en las partidas para cultura.

En esta crisis el sector parece excluido, al margen de cualquier consideración, obviando el reflejo y la sombra de cualquier garantía. Desde el más humilde autónomo, hasta las empresas del sector que contribuyen a la articulación del empleo.

Creemos que la cultura debiera estar bajo el amparo de aquellos, que llevan esa palabra en sus carteras,  desde GesCulCyL :: Asociación Profesional de la Gestión Cultural de Castilla y León entendemos que el cierre forzoso de espacios culturales conlleva situaciones poliédricas y por ende múltiples efectos derivados de la falta de actividad social, económica y empresarial, agravando, aún más, la fragilidad estructural que, como consecuencia de las carencias heredadas, han convertido al sector cultural en uno de los más volátiles y desprotegidos.

Ante este desastre es necesario un gran pacto: en el ámbito privado, formado mayoritariamente por pequeñas empresas y autónomos que deberán dejar a un lado planteamientos exclusivamente corporativos y gremiales, y en el caso de las grandes empresas –las menos- entender que no todo gira en torno a la búsqueda del incremento de beneficios, en favor de una visión más amplia, diversa y conjunta que a su vez ofrezca viabilidad. Y en el ámbito público un compromiso político, a corto, medio y largo plazo, ya que la situación actual necesita más que nunca una acción conjunta de todas las administraciones. Es imperativo que los principios de coordinación, cooperación y colaboración interadministrativa sean una realidad que nos permita afrontar unidos esta crisis.

Las administraciones públicas funcionan bajo principios de autonomía y competencia, el hecho de que la Cultura sea una competencia compartida, ahora más que nunca, debiera ser una fortaleza.

Las fórmulas para que podamos subsistir como sector y como sociedad pasan en diferentes variantes y graduaciones por un efectivo mantenimiento de la actividad tan pronto como se levanten las medidas de protección, adaptándola a los posibles contextos que se vayan dictando por las autoridades sanitarias. La Administración estatal, autonómica y local debe desarrollar un papel tractor con el tejido productivo, artistas e industrias culturales a través de la programación estable de su red de equipamientos culturales garantizando el acceso de la ciudadanía a la cultura, y a una programación cultural de calidad, sin prescindir de los servicios de producción técnica y auxiliares, de mediación, de extensión cultural, de comunicación y los programas educativos, orientándolos mientras dure el cierre a la revisión de proyectos, al mantenimiento y a la planificación de futuras iniciativas.

Todo ello garantizando la financiación y la liquidez al tejido empresarial, a la vez que se mantienen las consignaciones presupuestarias a la actividad y la inversión cultural en el actual ejercicio económico. Problemas complejos, propuestas simples. No es el momento de los discursos sino de los hechos.

La batalla que nos ocupa no es únicamente sanitaria, se trata de preservar el derecho a la cultura como bien común.

La Asociación no hace política, simplemente vela por los intereses que le son propios y por los derechos culturales de la ciudadanía en su conjunto frente a todos y para todos. Siguiendo a Walter Benjamín podemos ser pesimistas porque la realidad está ahí e intenta someternos, pero en las fisuras de esa presión, a pesar de todo, siempre hay mil cosas por hacer. Organizar el pesimismo y la decepción quiere decir darle también una oportunidad al deseo de ir más allá. Lo que está claro es que, en estos momentos, “ya, no puede ser luego”.

Junta Directiva de GESCULCYL en Valladolid 29 de abril de 2020

Artículo de opinión para PROMECAL hoy 2 de mayo en el día de Segovia, Valladolid y Soria

Artículo Opinión Junta Directiva GesCulCyL