Anuario SGAE de las Artes Escénicas, Musicales y Audiovisuales

capturada

El Anuario SGAE de las Artes Escénicas, Musicales y Audiovisuales alcanza en 2015 su decimoquinta edición. Este proyecto de la Fundación SGAE se ha consolidado como uno de los principales proyectos de tal institución, desarrollado con el principal objetivo de aportar información útil y rigurosa que permita conocer el estado del sector de la cultura en nuestro país. Así, desde sus primeras ediciones, el Anuario se ha constituido en una de las principales herramientas de carácter estadístico que permiten analizar el estado de diferentes ámbitos del sector cultural en España. En concreto, el Anuario es la única fuente estadística que ofrece datos primarios de asistencia y recaudación en taquilla de las artes en vivo (teatro, danza, lírica, música en directo). Recomendamos  interpretar los datos con perspectiva histórica .

Aquí puedes descargar el Resumen Ejecutivo 

 

Política y Gestión Cultural

capturada

Autora: Rebeca García de la Cruz

Edita: IC Editorial

Manual de estudio para el Certificado de Profesionalidad SSCB0110- Dinamizacion, programación y desarrollo de acciones culturales.

He tenido la suerte de participar en dos ocasiones en la definición de una profesión y en la posterior descripción de un plan de estudios. La primera, viviendo en Vitoria, con Xabide S Coop participé en las reuniones en Madrid y Valencia sobre el Técnico en Actividades Socioculturales, que llegamos a plasmar en el libro con el mismo título y que escribimos Roberto Gómez de la Iglesia y yo. La segunda, más reciente, 2008-2010, con el Centro de Tecnología del Espectáculo-Inaem-Ministerio de Cultura,   he participado en la definición y competencias del “Asistente a la Producción de Espectáculos en Vivo” que por suerte está en revisión y que con otras figuras profesionales del espectáculo esperemos pasen al catálogo de profesiones culturales que promueve el Ministerio de Educación a través del Incual.

En los dos casos el proceso ha sido fructífero, largo y a veces muy confuso. Con demasiados apriorismos para ser vendido como un “proceso abierto”.

En la primera ocasión la cantidad de materia elaborado fue tal que se pudo ofrecer en forma de libro. En la segunda no se ha podido descender a los módulos formativos y sus correspondientes contenidos en unidades didácticas. Espero no tener que participar de nuevo en un proceso burocrático, fundamentalmente semántico y un tanto kafkiano propio del grupo de “druidas” de la formación reglada. Prefiero reservarme para otras batallas más placenteras, pero me alegro que haya aún personas dispuestas a semejante tortura intelectual. Tiene el aspecto positivo de los viajes y la camaradería, de la que en las dos ocasiones disfruté.

Leer Más